jueves, 22 de noviembre de 2007

En sinTonia con Té





Este proyecto nos atrapó por "el saber", nos decian "saber de tés que es como saber de vinos"
—creímos que eran una exageración— pero nos dimos cuenta que no.
Mi amiga Sol Dellepiane (una excelente escritora) me facilitó un materíal exquisito, llamado "Hebras", donde descubrí que además de los colores y sabores, cada té tiene un secreto milenario.
Los procesos de elaboración y de secado son los que le dan las particularidades a cada té. Por ejemplo el té blanco, originario de las altas montañas de la provincia china de Fujian, es en realidad un té verde del cual sólo se toman los brotes, antes de que se abran.
Su color es verde pálido con un finísimo vello blanco (de ahí su nombre)... este es muy difícil de conseguir y muy costoso.


1 comentario:

El que no escribe dijo...

No sabía eso de los tés. Imaginaba que debían tener su ciencia, pero nada como "un secreto milenario". De todas maneras, yo me quedo con el café.¡Lindos diseños!
Saludos,
Maru